Basquetbol

Basquetbol (660)

Los emplumados dieron cuenta con tremenda paliza sobre el Brasil de Santa Ana 117-69 en el inicio de la primera fecha.

Anoche en la duela del Adolfo Pineda, la Liga Mayor de Baloncesto se abrió paso con el primer juego de sus actividades. Un Águila muy superior picoteó como quiso a los santenecos que en realidad no pudieron hacer nada ante la insuperable ofensiva migueleña.

Los negronaranja liderados por el norteamericano Richard Nixon y Carlos Arias, impusieron su ritmo a base de fuerza y una regular efectividad junto al trabajo Oscar Rivera, José Rodas y Jorge “el coco” Loucel. Un 25-13 demostró que la cosa no iba a estar fácil para los occidentales.
Luego, el ritmo fue en aumento para los de Oriente, las ráfagas anotadoras continuaron y la ventaja comenzó a ser mucha al medio tiempo 54-29.

Para el tercer periodo los santanecos tuvieron su mejor cuarto en calidad anotadora superando 26-25 a los del Águila que ya estaban relajados dándole minutos a toda su plantilla con el afán de ir agarrando ritmo y condición física ante un rival que casi no le dio mayor batalla.

Los últimos diez minutos fueron de espanto para los santanecos, ya que la experiencia y poder ofensivo de los pajarracos salió a flote anotándoles 38 puntos para pasar de los cien puntos y darle forma a una tremenda paliza.

El baloncesto ofrecido difiere un poco con relación a la otra liga; sin embargo, la primera fecha no es un parámetro para ir definiendo la calidad, por lo que habrá que esperar el desarrollo de la misma.
Al final Águila sacó su experiencia para dejar tirado en la duela al Brasil de Santa Ana que no mostró señales de vida ante el poderoso pájaro.

Jueves, 19 Marzo 2015 11:39

A 20 años del retorno de "Air" Jordan

Una huelga en el béisbol. Así podría explicarse, en parte, el retorno de Michael Jordan a la NBA. I'm back. Una frase que ha pasado a la historia del deporte y que fue simplemente su anuncio de que regresaba. "He vuelto", dos palabras que devolvieron a las canchas al mejor jugador que nunca se vio en el baloncesto mundial.

El March Madness (la Locura de Marzo) del campeonato universitario de la NCAA ha arrancado oficialmente anoche con la disputa de los dos primeros partidos del First Four.

Diana Taurasi, californiana de 32 años y 1,83 de altura, es la mejor jugadora de baloncesto del mundo y una de las quince mejores de la historia según una votación realizada entre aficionados en 2011. Tiene tres oros olímpicos (Atenas, Pekín, Londres) y ha sido tres veces campeona de la WNBA con Phoenix Mercury, franquicia con la que ha logrado un MVP de Regular Season, dos de las finales, cinco títulos de máxima anotadora y siete nominaciones para el All Star. Pero Taurasi es mucho más que eso: en 2012 plantó cara a la FIBA por un código de vestimenta para la Euroliga que le parecía sexista. Y hace un mes anunció que no jugará en la próxima temporada de la WNBA y se reservará para su equipo en Europa, el Ekaterimburgo.

Otra punta de lanza para lo que puede ser el próximo gran problema de la versión femenina de la NBA. Las cuentas son fáciles: en Phoenix apenas percibe 107.000 dólares mientras que en Rusia le pagan 1,5 millones… y un plus por saltarse la competición estadounidense. Su decisión ha llamado la atención en Estados Unidos y el New York Times se fue a visitarla a Ekaterimburgo, en el sur de los Urales y ya dentro de la parte asiática de Rusia. Allí, en una de las principales paradas del mítico ferrocarril Transiberiano, se adapta a una vida totalmente distinta a la que se imaginan casi todos su compatriotas. Nada que haya sido demasiado difícil para una jugadora que ya ha pasado etapas desde 2006 en Moscú y Estambul y que es hija de un futbolista profesional italo argentino que emigró junto a su madre, argentina, a California para trabajar como maquinista: “A mis padres tampoco les gustaba todo lo que se encontraron al llegar a Estados Unidos. No fue llegar y quedarse maravillados con el sueño americano. Las cosas no son así. Pero supieron adaptarse a un país diferente, respetar las nuevas costumbres que se encontraron aunque no tengas que compartirlas y estar de acuerdo con todas”.

Una de esas costumbres que ella se ha encontrado en una de las zonas más recónditas de Rusia es, claro, el vodka: “Creo que con el vodka que he bebido aquí se podría abastecer a una ciudad entera. Es sencillo: no puedes no beber. Tienes que beber, es parte de la vida en este lugar del mundo. Eso hacen los equipos rusos: si ganas, bebes. Si pierdes… bebes también”. Y otra es el viejo estigma de la guerra fría, que no termina de quedar en el olvido: “Sí se percibe cierto resentimiento, como si los americanso nos estuviéramos llevando su pan”.

Ella y sus compañeras de equipos llevan una vida de lujo y confort en una zona que, como casi toda Rusia, confronta las veleidades del nuevo híper capitalismo con el recuerdo a los años del comunismo. Algo a lo que una jugadora de baloncesto criada en California también tarda en acostumbrarse: “Es un mundo de extremos. Tenemos spas y locales de lujo por un lado y los viejos edificios de la revolución industrial, por el otro. Hay gente con mucho dinero y que gente que tiene muy poco”, asegura una Taurasi que cuenta cómo se sintió cuando fue tiroteado en 2009 Shabtai Kalmanovic, el oligarca que le había reclutado para el Spartak de Moscú en 2006. Relacionado con el espionaje del KGB, fue casi una figura paternal para ella en su primera etapa en Rusia: “Fue un momento horrible. Íbamos a ir a un concierto de Beyonce así que fuimos todas a su oficina. Al llegar vimos la puerta cerrada y ya tuve un mal presentimiento… fue un shock”.

Ahora en el Ekaterimburgo está a sueldo de otro multimillonario, el magnate Iskander Makhmudov, que ha puesto el dinero para que renunciar a seguir haciendo el binomio WNBA-Europa. Una decisión que no quiere que se tome como un antes y un después para el baloncesto femenino: “No ha sido ni un golpe encima de la mesa ni nada parecido. Sólo es mi decisión personal. Mi agente que dijo que no hacer esto sería una irresponsabilidad desde un punto de vista financiero. Y la verdad es que eso sí que es un tabú que no entiendo. Parece que como eres deportista no deberías preocuparte por esas cosas. La gente quiere que no nos preocupemos por nuestro futuro, por cuando tengamos 40 años y nos cueste caminar porque tendremos las rodillas hechas polvo. ¿Me dará alguien entonces un trabajo en su empresa o su negocio? No tengo experiencia en nada más. Este es mi trabajo. ¿Por qué no tendría que dedicarme a ganar la mayor cantidad de dinero que pueda?”./Redacción as.com

En Boston, un aficionado de los Celtics ha utilizado una foto de LeBron llorando como funda para su rueda.

La NBA vuelve a vestirse de luto tras conocerse el fallecimiento de Jack Haley a los 51 años de edad por una enfermedad cardiaca, según informó la oficina forense de Orange County. Su muerte se suma a la de otros ilustre nombres que nos han dejado en los últimos meses como Chris Welp (51), Jerome Kersey (53), Anthony Mason (49) y Earl Lloyd (87).
 
Haley disputó nueve temporadas en la NBA distribuidas en cuatro equipos diferentes: New Jersey Nets, Los Angeles Lakers, San Antonio Spurs y Chicago Bulls. En su segunda etapa en la franquicia de Illinois (fue drafteado por ellos en 1988) alcanzó la mayor gloria para un jugador de baloncesto, al formar parte de uno de los mejores equipos de la historia, los Bulls de las 72 victorias y del cuarto anillo con Michael Jordan a la cabeza (1995-96). Aunque él sólo llegó a disputar el último partido de la Liga Regular, estando inactivo durante los playoffs.

Su papel, de todas formas, fue otro y muy importante. Tal y como revela Phil Jackson en su libro Once anillos: el alma del éxito, su función era la de cuidar y vigilar a Dennis Rodman, cuando ambos aterrizaron juntos desde los Spurs. Rodman era un alma libre, uno de los jugadores más excéntricos y polémicos que ha visto la NBA, y domar su espíritu era clave para hacer imparables a los Bulls. El Maestro Zen puso al Gusano bajo la tutela de Haley, por la cercanía existente entre ambos, y el resultado fue espectacular, aunque sólo duraría una temporada.

El pívot, que promedio en sus 341 partidos en la Liga estadounidense 3,5 puntos y 2,7 rebotes, jugó en España en la temporada 1987-88. Lo hizo en la ya extinto RCD Espanyol, donde coincidió, entre otros, con Manel Bosch y Santi Abad.

Martes, 17 Marzo 2015 22:38

Pumas vence a Delgadense en el debut

Los nuevos felinos abrieron a buen paso su debut en la Liga Superior al derrotar a los de Ciudad Delgado 80-62.

El inicio del torneo Apertura dio pauta para reconocer el enorme trabajo a través del tiempo de los dos estrategas más ganadores del baloncesto cuscatleco en la actualidad.

Los Golden State Warriors vencieron a los New York Knicks en el duelo entre el mejor y el peor equipo de la NBA. Un equipo con balance de 51 victorias y 13 derrotas contra otro que lleva sólo 13 triunfos en la liga. ¿Resultado? Los Warriors ganaron su encuentro número 52 y celebraron de la mejor manera posible el 27º cumpleaños de su estrella, Stephen Curry.

El base se fue hasta los 25 puntos y 11 asistencias contra su rival favorito, un rival ante el que promediaba 25,6 puntos en sus nueve enfrentamientos anteriores y al que bailó durante buena parte del duelo.

Es la octava victoria consecutiva de los Warriors en el Oracle Arena de Oakland, la 29ª de la temporada en casa (sólo han perdido dos partidos) y la décima en los diez partidos que han disputado en sábado este curso.

Klay Thompson anotó 27 tantos con seis triples y Draymond Green se quedó en 12, siete rebotes y cinco asistencias.

Es la novena victoria de los Warriors sobre los Knicks en los últimos doce encuentros y la 19ª en los últimos 25.

Andrea Bargnani fue el mejor de los de Derek Fisher con 18 puntos.

Exsal vino de atrás para adelante y arrebatarle la victoria a los marquenses en un abrir y cerrar de ojos.

OPINIONES

COLUMNA SALESIANA

© 2017