Domingo, 10 Diciembre 2017 16:26

El Barça supera a domicilio al Villarreal 2-0

Los goles de Suárez y Messi en la segunda mitad permiten a los de Valverde sumar tres puntos de oro en su visita al Estadio de la Cerámica y continuar invictos.

Nadie tose en esta Liga al FC Barcelona. Los de Valverde se marchan de su visita a Villarreal con tres puntos de oro después de un partido bávaro, que no se ha abierto hasta bien entrada la segunda mitad con un buen gol del depredador Luis Suárez y sentenciado por Messi en los minutos finales. Un triunfo de mucho valor para el Barça que le sirve para mantener la distancia en la clasificación y sumar 12 triunfos y tres empates en las quince primeras jornadas de Liga.

Las visitas a la Plana Baja son conocidas especialmente por su  complicada labor. Porque sumar los tres puntos del Estadio de la Cerámica nunca ha sido pan comido. I es que el Villarreal es un equipo que saca partido de la condición de local. Lo sabían los azulgranas y lo sabía Valverde, conocedor del equipo amarillo por su pasado como técnico en este equipo. Así pues, de buen inicio se ha visto el guion de partido que se esperaba. Un Barça que cogería el control del juego i un Villarreal, ordenado atrás, con una presión alta y peligroso al contragolpe.

Control sin mucho peligro

El equipo azulgrana maduraba el juego con paciencia, en una medular formada por cuatro mediocampistas. Paulinho i Denis eran titulares y acompañaban a Rakitic y Sergio. Ante un Villarreal plagado de medios peloteros como Trigueros, Rodrigo, y Soriano el Barça buscaba ser profundo por las bandas con los incansables Jordi Alba y Sergi Roberto, rápidos en ataque, muy atentos en defensa ante las llegadas con peligro del submarino amarillo. Porque el Villarreal llegaba muy poco, pero cuando llegaba lo hacía con peligro. Ha avisado bien pronto el Barça que ha vuelto a encontrarse con el poste, mal aliado de los azulgranas esta temporada, después de un remate a la salida de un córner de Piqué, autor también de un palo la semana pasada ante el Celta cuando el partido estaba empatado.

Denis le daba al Barça electricidad y evidentemente también Messi. El argentino que ha tenido una presión muy elevada cuando ha conseguido deshacerse de ella ha creado mucho peligro tirando carreras verticales para poner tensión al Vila-real. Los de Calleja replicaban con velocidad y Ter Stegen se ha vuelto a lucir con un paradón a bocajarro de Soriano des de dentro del área pequeña. El alemán está haciendo un temporadón. Pero su homologo, Sergi Asenjo, que volvía después de una larga lesión, ha querido demostrar también su valúa y ha replicado con una buena parada a un disparo de falta del 10 azulgrana. Costaría abrir el marcador antes del descanso, porque aunque el Barça tenía el control del juego le costaría crear ocasiones.

Messi y Suárez dan el triunfo

Si la primera parte se había caracterizado por su pausa y serenidad, muy distinta ha iniciado la reanudación. Ante la falta del gol, Valverde ha apostado por otro atacante, y Alcácer ha estado a punto de inaugurar el marcador en una triangulación perfecta entre Messi y Jordi Alba. Porque cuando el '10' y el '18' se juntan, el Barça es muy peligroso.

Además, el Villarreal se ha quedado con un hombre menos por la expulsión de Raba, tras una fuerte entrada sobre Sergio. Con todo ello, el gol azulgrana ha llegado mediante Suárez, finalizador de una gran triangulación entre, nuevamente, Jordi Alba, Messi y Alcácer, asistente en el primer gol. El charrúa ha batido a Asenjo con un regate de delantero centro para que el Barça celebrara el gol que tanto había buscado. Un tanto que ha hecho daño al submarino amarillo, que aún ha visto como Messi aprovechaba un balón en zona de tres cuartos para batir a Asenjo y sentenciar el partido. 0-2, pues, que permite sumar a los de Valverde tres puntos de oro para seguir indomables en esta Liga.

Modificado por última vez en Domingo, 10 Diciembre 2017 16:30

OPINIONES

COLUMNA SALESIANA

© 2018