Domingo, 15 Octubre 2017 16:38

Un Icardi inspirado tumba al Milán en el derby

Tres goles del argentino le dieron la victoria al INter sobre el AC Milán en el derby de la ciudad milanesa.

"Lo que cuenta es el Inter, no mis goles". Así hablaba Mauro Icardi en la previa del derbi de Milán. El argentino se puso el traje de superhéroe y regaló el triunfo al cuadro 'neroazzurro' con un 'hat-trick' que supuso la cuarta derrota en esta temporada para el Milan y el segundo puesto en la tabla para los de Spalletti. 'TrIcardi' suma nueve goles en ocho partidos y ha marcado 9 de los 17 tantos que lleva el Inter en ocho actos de la Serie A.

El Inter, disputando el derbi como local, sumaba ocho victorias en los últimos 12 partidos. Mientras que el Milan se había llevado el triunfo en una sola ocasión de visitante. Desde la temporada 2002-03, el conjunto interista no lograba obtener 19 de los 21 puntos en los primeros siete actos del Calcio. Los de Montella se presentaban a la cita en plena crisis, con dos derrotas seguidas. El técnico italiano tiembla, ahora más que nunca.

La primera parte arrancó con un ritmo flojo, los dos equipos se estudiaban y no había un dominador claro hasta que Borja Valero inició a poner orden en la medular. El español daba de comer a las bandas y simplificaba el juego 'neroazzurro'. El primer aviso llegó de los pies de Candreva, un puñal en la banda derecha, que la tocó con rosca y su disparo se estrello en el larguero.

La supremacía territorial del Inter era evidente y una locomotora en la banda derecha no paraba de trotar. Candreva le ganó la partida a Ricardo Rodíguez y puso un centro al área que el Rey Mida del Inter, Icardi, convirtió en oro. El argentino anotó al primer balón que tocó en el área rival. El punta anotaba así su segundo tanto en ocho 'Derby della Madonnina'. El Milan sufría demasiado con Suso de mediapunta y Biglia poco participe. El primer remate 'rossonero' entre los tres palos llegó justo antes del descanso cuando Borini rompió en el costado derecho y puso a pruebas el meta Handanovic.

A la reanudación, Montella intentó mover las piezas. Fuera Kessié, dentro Cutrone. Suso de interior y el joven italiano haciendo pareja con André Silva. El cambio dio sus frutos. El gaditano actuaba de volante derecho y gozaba de mucha libertad. Arrancando desde su hábitat natural -desde la derecha-, el español se inventó el gol del momentaneo empate con un zapatazo desde los 25 metros.

La intensidad del Milan hacía daño al juego del Inter que se puso en manos de Handanovic. El meta esloveno salvó los muebles con un paradón tras un remate de Bonaventura. En el momento de mayor dificultad, apareció otra vez él. El recurso que nunca falla: Mauro Icardi. El argentino aprovechó un centro de Perisic para poner el 2-1 con un volea bestial. Era el tercer balón que tocaba en el área rival. Sin embargo, las emociones acababan de empezar. La alegría interista fue rota por Bonaventura en el minuto 80. Un centro de Borini llegó a los pies del centrocampista que remató desde cerca e igualó el partido.

Entonces, en el minuto 90, un desgraciado empujón de Rodríguez a Eder hizo que el colegiado pitara penalti a favor de los de Spalletti. Desde los once metros, se presentó Mauro Icardi. ¿Y quién si no? El argentino convirtió la pena máxima, se quitó la camiseta -a quién le importa- y celebró a lo Messi. Mauro es el segundo argentino en marcar un ?hat-trick' en un derbi Milán tras Diego Milito en 2012. El Giuseppe Meazza rugió, los aficionados disfrutaron, Spalletti sacó la sonrisa -su equipo va segundo a dos puntos del Nápoles líder- y ¿Montella? Vincenzo tiembla...

Mientras el Inter siga respirando el mismo oxígeno que Mauro Icardi, nada debe preocuparle. Seguirá vivo. Muy vivo. Nunca falla a las citas importantes. El Inter tomó Milán. Y sí, los goles de Icardi cuentan.

OPINIONES

COLUMNA SALESIANA

© 2017