Martes, 22 Agosto 2017 20:13

Boston trae a Kyrie Irving y manda a Thomas a los Cavs

Kyrie cumple su deseo y deja los Cavs para aterrizar en Boston, que a cambio traspasa a Thomas, Crowder, Zizic y la 1ª ronda de Brooklyn.

La del 22 de agosto no ha sido una noche cualquiera en la NBA, una Liga que acaba de vivir otro sorprendente traspaso de consecuencias imprevisibles entre las dos potencias de la Conferencia Este. Kyrie Irving ya no es compañero de LeBron James porque ha sido traspasado a los Boston Celtics. A cambio, los Cavaliers reciben a Isaiah Thomas, Jae Crowder, Ante Zizic y la primera ronda de los Nets en 2018. Un auténtico bombazo con el que, a priori, ambos equipos salen ganando.

Irving, un jugador que ya ha demostrado que puede resultar decisivo en todo un séptimo partido de unas Finales, se sale con la suya al conseguir que Cleveland le traspase tal y como solicitó a mediados de julio. Fue entonces cuando surgieron diversas informaciones que apuntaban a la falta de química entre las dos estrellas de los Cavs (Kyrie y LeBron), lo que habría motivado al base a cambiar de aires para convertirse en el primer espada de una franquicia. Y esa franquicia la ha encontrado en Boston.

Cleveland: LeBron lo condiciona todo

Vayamos por partes. Empecemos con los actuales subcampeones. Desprenderse de Irving, probablemente el jugador con mejor manejo de balón de toda la NBA, no es una noticia positiva. Pero hay matices. Como contrapartida han obtenido el paquete que venían buscando: jugadores de nivel que les permitan seguir siendo competitivos en el presente y reforzarse den cara al futuro. Isaiah viene de completar una excelente última temporada que le convirtió en All NBA y le permitió disputar su segundo all star. Pese a su 1,75 metros de altura, está capacitado para aportar asumir el peso ofensivo del equipo y descargar así a LeBron de esta responsabilidad. Más dudas deja su rendimiento en defensa, faceta en la que los Cavs sí salen reforzados con Crowder, jugador llamado a ser fundamental en los de Ohio este curso. El croata Zizic ayudará a cerrar el rebote, pero se trata de un recién llegado a la NBA con apenas experiencia profesional en Europa. Necesitará tiempo para adaptarse. Su desembarco responde más a esos planteamientos de futuro. La posible salida de LeBron en 2018 (hay quien entiende esta operación como la asimilación por parte de los de Ohio de un segundo adiós del Akron) obliga a la front office de Cleveland a cubrirse las espaldas. De ahí la adquisición de esa cotizada futura ronda de los Nets que podría acabar convirtiéndose en una elección muy alta en el draft 2018.

Gilbert reduce gastos

Los casi 18,9 millones de dólares que Irving tiene estipulados cobrar en la 2017-18 son casi 4 menos que los 14,8 que tienen garantizados Crowder, Isaiah (quien será agente libre el próximo julio y ya ha anunciado que quiere el máximo) y Zizic. Una cantidad que aunque no permitirá flexibilizar el cap de los Cavs, sí ahorrará a Dan Gilbert —su propietario— 29,1 millones en concepto de impuesto de lujo. En lo que a los verdes respecta se situarán cerca de este umbral, pero el haber quedado libres dos huecos en su plantilla invitan a pensar en próximos movimientos que podrían descargar algo su límite salarial.

Un verano loco en Boston

Tácticamente, Irving pasará a capitalizar la ofensiva de los de Stevens, acentuando el cambio de sistema que la explosión anotadora de Isaiah obligó a acometer. Pero las características de los otros dos puntales del juego de Boston (Hayward y Horford) invitan a pensar que no habrá problemas al respecto. Cuando menos se esperaba, Danny Ainge ha dado un giro a su estrategia al desprenderse de buena parte de los muchos y valiosos activos de los que disponía. Pero es lo que tenía que hacer para hacerse con uno de los jugadores con más talentos de la Liga, cuya presencia hace dar un salto de calidad a los Celtics que les deja en mejores condiciones de asaltar el trono de los Cavaliers para poder así, regresar a unas Finales que no pisan desde 2010.

Precisamente Irving fue, después de LeBron, el gran culpable de que en este 2017 se quedaran a una ronda de meterse en la batalla por el anillo. La presencia de Brad Stevens hace que los Celtics mantengan, pero el equipo que ahora presenten los orgullosos verdes poco tendrá que ver con el del anterior ejercicio. Básicamente porque cuatro de sus cinco titulares (Isaiah, Avery Bradley, Crowder y Amir Johnson) ya no forma parte de un roster que se ha visto reforzado con Gordon Hayward (una estrella en ciernes que optó por llevar la contraria a la moda imperante este verano: el Oeste para recalar en un Este hambriento de referencias) y Jayson Tatum, elegido en el número 3 del reciente draft tras traspasar el número 1.

Un bombazo inesperado que resume unas vacaciones 2017 de locura en la NBA.

Modificado por última vez en Martes, 22 Agosto 2017 20:24

OPINIONES

COLUMNA SALESIANA

© 2017