Miércoles, 15 Febrero 2017 19:08

El día que Larry Bird decidió que sería zurdo (VIDEO)

El 14 de febrero de 1986 se disputó el llamado ‘Left handed game’, en el que el de los Celtics anotó 22 de sus 47 puntos ante Portland... con la mano izquierda.

Ayer se cumplieron 31 años (sí, llegamos tarde para una efeméride ‘redonda’) de una de las actuaciones más peculiares de la historia de la NBA. El conocido como ‘Left handed game’ de Larry Bird.

El 14 de febrero de 1986, los Boston Celtics llegaban al Memorial Colliseum de Portland para enfrentarse a los Blazers de Clyde Crexler, Terry Porter, Jerome Kersey, Kiki Vandeweghe y Sam Bowie.

A pesar de no haber podido contar con Kevin McHale en los últimos 9 partidos, los Celtics habían sido capaces de ganar 14 de sus últimos 15 encuentros y lideraban cómodamente la Conferencia Este (39-9).

Hasta aquí, los hechos empíricamente demostrables. A partir de ahora, como toda buena historia que ha sobrevivido al paso de los años, la realidad empieza a mezclarse con la leyenda.

Cuentan los cronistas de la época que, medio en serio medio en broma, Larry Bird comentó con la prensa, tras ganar la noche anterior en Seattle (35 puntos, 15 rebotes y 11 asistencias del de West Baden), que los últimos partidos le estaban resultando “demasiado fáciles e incluso algo aburridos”, así que decidió imponerse un reto a sí mismo: en el siguiente encuentro, lanzaría con la mano izquierda todos sus tiros cercanos o dentro de la zona.

Muchos se tomaron este comentario/desafío como una simple ‘vacilada’ del líder de los Celtics, diestro cerrado y con una mecánica de tiro muy perfilada hacia su lado bueno, pero todo cambió en cuanto arrancó el duelo ante los Blazers.

Bird firmó, de nuevo, una actuación sensacional, con un ‘triple doble’ incluido (47 puntos, 14 rebotes y 11 asistencias, con un 21 de 34 en tiros de campo), pero lo más destacable fue que 22 de esos puntos (casi la mitad) los consiguió, tal y como ya había vaticinado… ¡con la mano izquierda!

Gracias a su altura (2.06), y a un muy buen juego de espaldas, el bueno de Larry consiguió sacar ventaja de su emparejamiento con aleros más bajos y muchas de sus canastas fueron simples bandejas cerca del aro.

Como nota curiosa, destacar que también anotó la canasta de la victoria de su equipo en Portland (119-120), aunque esa canasta sí que la logró lanzando con su habitual mano derecha. Cuestión de costumbres.

Modificado por última vez en Miércoles, 15 Febrero 2017 19:14

OPINIONES

COLUMNA SALESIANA

© 2017